Open Room es el espacio para impulsar la transición energética
Nuestro objetivo es impulsar el conocimiento y un debate objetivo y riguroso sobre la transición energética.

El punto de encuentro de la transición energética

¿Quieres formar parte de nuestra comunidad?
Espacio abierto
Sumérgete en este espacio para conocer los principales retos del cambio climático y la transición energética.
Espacio abierto
Sumérgete en este espacio para conocer los principales retos del cambio climático y la transición energética.
Espacio experto
Si cuentas con amplios conocimientos sobre el sector energético, en este canal encontrarás artículos de interés e informes elaborados por expertos.
Espacio experto
Si cuentas con amplios conocimientos sobre el sector energético, en este canal encontrarás artículos de interés e informes elaborados por expertos.

Calendario de eventos

En Open Room tendrás acceso a los eventos más importantes relacionados con la transición energética.

Contenido de interés

Combustibles renovables para una movilidad más sostenible

Una alternativa para la descarbonización del transporte es la utilización de este tipo de carburantes elaborados a partir de agua y CO2 que pueden usarse en cualquier tipo de vehículo y que suponen un avance significativo hacia la transición energética.

Los retos del cambio climático y la transición energética
La transición energética es clave para abordar los retos del cambio climático y conseguir reducir las emisiones de gases efecto invernadero (GEI).  ¿En qué consiste la transición energética? El cambio climático ha existido siempre, lo que preocupa en estos momentos es la velocidad en la que se está aumentando la temperatura del planeta debido a la acción del hombre. Por ello es uno de los mayores desafíos globales a los que se enfrenta nuestra sociedad. Cada país, ciudad o región se abastece de energía a través de un modelo energético propio, este mix energético es la combinación de diferentes fuentes de energía primarias - carbón, petróleo, gas natural, energía nuclear, biomasa, agua, energía solar y energía eólica - que se utilizan para abastecer las distintas necesidades de energía de la población: industria, hogares, transporte, entre otras.  Cada modelo energético debe garantizar el acceso universal de energía, de forma sostenible y competitiva, es decir; que sea accesible para todas las personas, siempre que lo necesiten, con el menor impacto medioambiental y a un precio justo.  A su vez, deberá ser capaz de cubrir la creciente demanda de energía para garantizar el desarrollo y crecimiento económico de los próximos años.  Cada país o región tiene un modelo energético diferente y en su diseño influyen diversas variables: los recursos energéticos propios (autóctonos), la seguridad del suministro, la capacidad de generación de energía y su impacto medioambiental, entre otras. Considerando estas variables, cada región debe promover la generación energética más sostenible en términos económicos, sociales y medioambientales. Actualmente todas las energías juegan un papel importante en el crecimiento económico y la calidad de vida de las personas, pero es necesario hacer un cambio en el modelo hacia una economía baja en carbono, que contribuya a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para hacer frente al cambio climático.   La transición energética es el cambio en el modelo energético que nos conducirá a una generación de energía baja en emisiones de carbono (descarbonización), promoviendo fuentes de energía primaria con mínima generación de gases efecto invernadero. Esto se traduce en reducir la generación energética a partir de combustibles fósiles y promover otras fuentes de energía más sostenibles. Los países, según sus necesidades y recursos, están desarrollando su propio proceso de transición energética, incorporando nuevas fuentes de energía o mejorando la eficiencia de las actuales. Esta evolución hacia un nuevo modelo energético debe tener el menor coste posible para la sociedad, de forma que la energía siga siendo asequible para todos y se preserve la competitividad de la economía. 
Cumbres climáticas
El cambio climático se trata de un problema global que supone un reto que se debe afrontar con urgencia debido a los gases de efecto invernadero (GEI) y sus efectos.El cambio climático es uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta la Humanidad. Se trata de un problema de escala internacional que hay que afrontar con urgencia: las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera están incrementando la temperatura del planeta y generando impactos económicos y medioambientales severos e irreversibles. El calentamiento global provoca, entre otros cambios, unas condiciones meteorológicas más extremas, que afectan a las generaciones presentes y futuras y, en consecuencia, tienen cada vez más repercusión en la economía, el medio ambiente, la salud y la vida cotidiana. Lograr descarbonizar la economía ha de ser un objetivo primordial, que exige un cambio estructural en el modelo energético, pero también una transformación en el modo de producir y consumir. Ante este desafío, la transición energética tiene que estar en el centro de cualquier estrategia política y económica, facilitando la descarbonización de todos los sectores, especialmente las industrias, la movilidad y la generación de energía, facilitando la incorporación de fuentes primarias de energía con bajas emisiones de CO2. Mecanismos de coordinación internacional El aumento de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) a la atmósfera tiene mucho que ver con la utilización de combustibles fósiles y el sector energético está llamado a desempeñar un papel vital para hacer frente a este gran reto global. La creciente sensibilidad frente al problema ambiental ha dado lugar a la firma de sucesivos acuerdos internacionales para lograr un crecimiento económico sostenible con el medio ambiente. Comenzando por la creación del principal mecanismo de coordinación internacional, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático  (CMNUCC), pasando por el Protocolo de Kioto y las decisiones y compromisos que se han acordado en las distintas Conferencias de las Partes, para terminar con el Acuerdo de París en 2016 y la Cumbre del Clima (COP26) celebrada en Glasgow en 2021. Cumbres climáticas Las cumbres climáticas constituyen el encuentro que cada año reúne a los Estados firmantes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) para hacer seguimiento de los compromisos adquiridos en las ediciones anteriores. La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) se puso en marcha en 1992, durante la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro, y sentó un precedente en la protección del medioambiente. Y es que, por primera vez, se reconoció en un tratado multilateral que el cambio climático era un problema a escala planetaria. Las naciones firmantes se obligaron a adoptar medidas destinadas a “estabilizar” las concentraciones de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera para preservar el medioambiente. ¿Cuál es el cometido de las cumbres climáticas? Las cumbres climáticas anuales o COP –Conference of the Parties– tienen como objetivo evaluar cómo los Estados miembros aplican el contenido del tratado al que se han comprometido, además de profundizar en los acuerdos para avanzar en la lucha contra el cambio climático. Así, son el marco de discusión más importante en este ámbito climático y un instrumento de carácter supranacional para la toma de decisiones y el avance de los objetivos propuestos. ¿Cuántas cumbres climáticas se han celebrado? Desde la primera cumbre climática, o COP, que se celebró en 1995 en Berlín, ya se han convocado 26 conferencias, de ahí el número que recibe la reciente cumbre de Glasgow. No todas las COP han tenido la misma trascendencia; en algunas se han registrado avances más bien tímidos, otras han acabado en fracaso –por ejemplo, en Copenhague 2009, cuando China y Estados Unidos acordaron que los compromisos no serían vinculantes– y otras sí han sido realmente relevantes, como la COP3, de donde surgió el Protocolo de Kioto, y la COP21, que puso en marcha el Acuerdo de París.
El reto de la descarbonización de la industria
Loading...